SINEGRATIA

"Vejez, divino tesoro... Una sombra alargada de lo que fue tu vida, una cima afilada y escarpada que unos deciden escalar peldaño a peldaño, año tras año. Otros, sin embargo, se dejan caer al vacío, por miedo a descubrir sus limitaciones y obstáculos.

Entra luz por las rendijas de la habitación. Decides abrir los ojos un día más, pedir ayuda para levantarte y, asistida por un andador, desafiar a la rutina que encierra tu hastío y resignación. Piensas en todos menos en ti; tu cabeza es un tren de alta velocidad mientras que tu cuerpo es una locomotora de vapor antigua chirriando por la estrecha vía de la vida.

Y lo afrontas con paz, con una relativa ilusión cuando ves crecer todo a tu alrededor, tu familia y el mundo. Hasta que la grieta de tu montaña hasta ahora escalada se hace más grande y caes en un vacío de oscuridad y recuerdos, donde las manos invisibles de nuestro corazón te recogen para siempre. En gracia."

Elena P.